Por: Yepez&Vaca Abogados

“Razón de no Citación” es posiblemente una de las peores noticias que puede recibir un abogado si está representando al actor de una demanda; ó la mejor noticia, si se está del otro lado y la estrategia es demorar y dilatar el proceso. En cualquiera de los dos escenarios, el sistema de administración de justicia es el afectado porque a causa de este nudo crítico al ejecutar un simple acto logístico y de forma, con efectos jurídicos, cuya demora injustificada provoca un desbalance entre las partes, no por evidencia o argumento, sino por la inoperancia de la diligencia judicial más logística y formal del sistema procesal, la citación. 

El Banco Mundial1 ha dicho que: “Hay un creciente reconocimiento de que el progreso económico y social no puede alcanzarse de forma sostenible sin respetar el estado de derecho, la consolidación democrática y la protección efectiva de los derechos humanos en su definición amplia; cada uno de estos elementos requiere un poder judicial de buen funcionamiento que pueda interpretar y aplicar leyes de forma equitativa y eficiente”. 

Y mientras algunos se esfuerzan por alcanzar esta tan anhelada eficiencia, el sistema de administración de justicia se enfrenta a una serie de desafíos: grandes cantidades de casos, limitaciones de presupuesto y falta de personal entre los principales; lo que innegablemente ocasiona congestión y demora en el despacho de las causas; situación que al prolongarse en el tiempo y demorar la consecución del proceso, termina con convertirse en un problema que afecta prácticamente a todos los sectores de la sociedad porque erosiona derechos individuales y de la …

1 DAKOLIAS, M. “Court performance around the world: a comparative perspective”, The Word Bank, 1999.